Calle Pérez de Ayala 3, 1º, Oficina 20, 33007, Oviedo, Asturias, ESPAÑA.

Y ELLAS SIGUIERON JUGANDO: REINO UNIDO 1914-1918

Esta noche, siguiendo la estela de las pioneras del fútbol, quiero referirme a un grupo de mujeres que durante la Primera Guerra Mundial mantuvieron viva la práctica de este bello deporte en el Reino Unido, ante la suspensión de las competiciones masculinas por la incorporación de gran parte de sus jugadores a las Fuerzas  Armadas.

La masiva participación de las mujeres en el Fútbol de esta época vino de su condición de mano de obra laboral en la retaguardia continuando la tradición masculina de disputar torneos entre el personal de las fábricas.

Seguramente el equipo más notable y popular de esos difíciles años fue el «Dick, Kerr´s Ladies de Preston, que llegó a golear a un equipo escocés por 22-0. Lamentablemente, este esfuerzo en mantener viva la esencia y práctica del fútbol no tuvo el reconocimiento que por justicia se merecían estas bravas deportistas, ya que al finalizar la Guerra las competiciones tradicionales masculinas se reanudaron (temporada 1919-1920), y la Federación Inglesa (FA) no reconoció al fútbol femenino pese a la popularidad de sus equipos y  jugadoras durante dicho período, expulsándolas incluso de las instalaciones del fútbol y derivándolas a las del Rugby, en buena medida por la prohibición de FIFA de que las mujeres jugasen en sus campos oficiales hasta 1971.

Resulta encomiable que por parte de la UEFA se recuerde la maravillosa historia de confraternización entre soldados alemanes e ingleses en la Navidad de 1914, cuando formalizaron una tregua y  llegaron a jugar un partido de fútbol, hecho histórico que inspiró la preciosa película «Feliz Navidad», pero es también de justicia recordar y poner en justo valor a todas aquellas trabajadoras que además de cumplir con su deber fueron capaces de organizar torneos de fútbol con éxito y popularidad para entretener a una sociedad británica deseosa de olvidar las penurias de la Primera Guerra Mundial.

Han pasado más de cien años, queridas futbolistas, pero  vuestro lugar en la historia del Fútbol resulta indiscutible. ¡Bravo!

Dejar un comentario