Calle Pérez de Ayala 3, 1º, Oficina 20, 33007, Oviedo, Asturias, ESPAÑA.

SUSPENSIÓN DE LAS LIGAS IBERDROLA Y RETO IBERDROLA: UN PASO ATRÁS EN EL DERECHO DE IGUALDAD

En estos tiempos del Covid 19, el Fútbol también se ha visto seriamente afectado por la pandemia con suspensión de todas las ligas en todas sus categorías, a excepción de la Primera y Segunda División Masculina (LaLiga Santander y LaLiga SmartBank), que organiza la Liga de Fútbol Profesional.

Ante esta situación de alarma ¿Qué iba a pasar con la Primera y la Segunda División de Fútbol Femenino? Resultaba difícil proyectar la continuidad de la competición sin los protocolos y medios económicos y logísticos de los que dispone el balompié, masculino pero la imagen que traslada a la sociedad la suspensión de la máxima categoría del Fútbol Femenino, La Liga Iberdrola, por comparación no ya con la Primera División Masculina sino con la Segunda, resulta muy negativa y contra corriente de lo mucho y bien que el Fútbol Femenino se había posicionado en los últimos tiempos.

Creo que al menos en la Primera División se podría haber intentado una fórmula básica de eliminatorias o de playoff, en sede única, que incluyese a los cuatro mejores equipos, por una parte, para definir el título y los puestos europeos,  y a los cuatro últimos, por otra,  para determinar los dos puestos de descenso. Esta fórmula podría haber sido factible si de verdad se apuesta por profesionalizar el sector, con un convenio laboral femenino aprobado recientemente el 19 de febrero pasado. Con independencia del potencial económico de las Ligas masculinas, si los chicos reanudan el juego las chicas tendrían también que haberlo hecho.

La situación actual desengaña a cuantos pensábamos que las diferencias en salarios, en calidad de instalaciones y en premios se irían acortando. Pero concluyo con un ánimo positivo. Si esta es la situación actual y real: distancia sideral entre hombres y mujeres que practican el mismo deporte sólo queda «derribar puerta a puerta» hasta obtener unas condiciones cada vez más igualitarias y justas. Esta crisis nos pone de manifiesto el largo camino que aún queda por recorrer en el que tod@s podemos contribuir a despejarlo y hacerlo más agradable. Pensemos en grande. Pensemos con ellas.

Dejar un comentario